martes, 7 de mayo de 2013


Bueno esto empieza con un trocito de uno de mis poemas preferidos de Bécquer, uno bastante popular, "Volverán las oscuras golondrinas" adaptado un poquito para concordar con lo demás


Pero muda, absorta y de rodillas
como se adora a Dios ante su altar,
como yo te he querido... puede que
algún día alguien más te querrá

Pero, al igual que no hay dos personas iguales, no hay dos amores idénticos. Mis méritos, dejarán de ser méritos para convertirse quizás en malos recuerdos. Los sueños dejarán de ser sueños, y solo serán desechos de otros tiempos donde soñar era fácil y no había ningún futuro cierto.
Cada recuerdo, cada momento, cada sueño... todo eso no será nada, porque yo seré la tonta que hizo que quisieras que se acabara.

Todo eso... todo eso es mi vida, mi sueño, mi esperanza, todo mi deseo... tú, tú eres todo eso, tus palabras alegres, tus apoyos desinteresados, y también tus dulces "te amo" tecleados... un reto lejano en el cual por cada paso que me acerca, tres me son retrasados.

Eres como el espejismo del agua en mi árido desierto, tan cerca... te veo, veo tu sonrisa encantadora, tus preciosos ojos verdes, te veo a ti y el cielo se abre y se cierra en un pestañeo. Extiendo la mano, casi te alcanzo, solo un poco más, ya te toco con las yemas de los dedos ...y nada. No eres tú, no estas tú... me despierto por los suelos, hundida y enterrada en el más profundo de los agujeros, entre tierra de ilusiones y aire de decepciones, respiro pero no puedo, me ahogo en desconsuelo mientras lloró lágrimas de desvelo. Por que no puedo dormir y no duermo, no quiero vivir y no vivo, no quiero nada y nada tengo... porque tú, mi vida, no estas conmigo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario